Croquetas de Papa Queso y Cebolla
Contacto con lo Divino
Contacto con lo Divino
  • ¡Califica esta receta!
  • Tu calificación
Calificación general 0 0 calificaciones

Ingredientes

  • 8 personas
  • 750 g Queso mozarella: ...... 100 g Queso parmesano: .... 50 g Queso Azúl: ............... 20 g Cebolla de verdeo: .....100 g Panceta ahumada: ..... 80 g Manteca: .................... 25 g Harina: .......................
  • 2 cdas grandes
  • grande
  • 200 ml Aceite de oliva: .......... un chorrito
  • Ajo: ............................ 1
  • 200 g Aceite neutro: ............. cantidad necesaria
  • 3. En una sartén a fuego medio derretimos la manteca agregándole un chorrito de aceite de oliva.
  • 4. Una vez que la cebolla esté dorada, sumamos la harina.
  • 8. Una vez obtenida nuestra mezcla de quesos y salsa blanca, la dejamos enfriar para que se solidifique.
  • 10. Vamos revolviendo para que los cubitos se cocinen parejo y no se quemen. Una vez que estén bien tostados los retiramos del fuego y reservamos.
  • 11. A esta altura nuestras papas deben estar tiernas. Comprobamos pinchando con un palillo hasta su centro. Si la papa no ofrece resistencia es porque ya está lista.
  • 14. Una vez que tengamos las bolitas comenzaremos a armar las croquetas una a una. Primero achatamos las bolitas en nuestra mano, colocando en el centro
  • 16. Una vez que terminamos con todas, las llevamos a la heladera unos minutos para que estén bien frías.
  • 19. Una vez que hayamos reboszado todas las croquetas, es conveniente dejarlas unos minutos en la heladera para que queden bien frías. Es que el choque térmico del aceite caliente con la superficie fría de la croqueta ayudará a hacerla más crocante y que no chupe demasiado aceite.
  • 20. Una vez frías las croquetas, solo nos resta cocinarlas. Utilizamos una olla alta y
  • 21. Otro factor muy importante a tener en cuenta es que el aceite debe estar bien caliente sin que llegue a humear, o sea que debe oscilar
  • 22. A medida que las vayamos sacando con una espumadera dejamos escurrir bien el aceite y luego las ponemos a reposar en papel de cocina o servilletas de papel para que terminen de absorber cualquier exceso de materia grasa. Cuanto más secas y crocantes queden mucho mejor.

Instrucciones

Comentarios

Inicia sesión o Registrarse para escribir un comentario.